La nueva profesión de moda…¡¡ COOLHUNTING !!

Jóvenes que salen a la calle con una Canon y libreta en mano, buscando tendencias, el streetwear entre la gente de a pie, esto definiría a la perfección el perfil de un coolhunter, o cazador de tendencias.  Y es que su principal objetivo es mirar y mirar y observar cuales son las tendencias que posteriormente se convertirán en moda, obtener información sobre los hábitos de consumo que posteriormente acabará siendo la materia prima de profesionales de la moda que pagarán por ella.

gurpo_de_chicas_de_compras_getty_20130909.columnas_8

Generalmente, cuando una marca quiere anticiparse y saber qué es lo que se va a llevar la próxima temporada lo puede hacer de dos maneras, enviando a sus diseñadores de compras a ciudades cuna de la moda como Tokio o París, o acudiendo a empresas como la WGSN. Worth global style network, empresa relativamente reciente, que ha cosechado un enorme éxito investigando tendencias de moda y estilo para las grandes marcas, como Zara, H&M, Burberry o Adidas.

El coolhunting es una rama del marketing que busca innovaciones en el mercado para transformarlas en campañas, estéticas y acciones que se adelantan al gusto de los consumidores con el objetivo de sorprenderlos y generar fidelización hacia las marcas.

Según Manuel Serrano, presidente de la Asociación Española de Coolhunting, “Su trabajo se basa esencialmente en la observación. Son antenas sensibles. Los coolhunters no analizan. Envían la información y allí el equipo se encargará de darle forma. Y, ¿Qué hay que hacer para ser coolhunter? Para Manuel Serranofundamentalmente hay que tener conocimientos de sociología, y psicología. Es decir, esas disciplinas que te permiten conocer el comportamiento humano”.

La actividad de la caza de tendencias se desarrolla con una mirada muy neutral sobre la sociedad. Un coolhunter debe aceptar, comprender y analizar diferentes tipos de estereotipos, debe de ser objetivo, tener una mirada neutral. Por ello decimos que “Coolhunting no es cazar lo cool”, no es aquella persona que saca fotos sólo de lo que le gusta, no debe juzgar las tendencias.  

Dichos perfiles tienen nociones de fotografía (amateur), arte, cultura, son personas que entienden a las personas, tienen conocimientos de filosofía y sociología, son callejeros, viajeros, personas activas que ven donde otros no ven nada, investigadores creativos.

El coolhunter debe estar actualizado en todos los ámbitos y obtener información a través de distintos medios. Su actividad no solo se desarrolla en la vía pública, también recurrirá de manera activa a la búsqueda de información por la red, naciendo así el Coolhunter digital en el entorno 2.0.Hoy en día la moda es una de las 10 actividades que generan más volumen de negocio en el entorno digital. En este sentido cabe mencionar el libro Coolhunting digital, a la caza de las últimas tendencias, de Anna María López López (Anaya Multimedia), el primero dedicado en exclusiva a las técnicas digitales de coolhunting.

Pero no solo se limitan a trabajar con empresas de moda, también se mueven en distintos sectores de consumo, como decoración, alimentación, consumo… En esto del coolhunting profesional de diversos ámbitos, podría nombrar a Nelly Rodi como punto de referencia europeo, francesa fundadora de una consultora ofreciendo servicios a empresas como L´Oreal, cuenta con numerosos profesionales multidisciplinares exclusivos que interactúan creativamente viajando constantemente por todo el mundo para anticiparse a las marcas, estilos de vida, y modelos de marketing.

Os invito a que echeis un vistazo al blog de una de mis preferidas coolhunters españolas, Patricia Sañés, Diario de una coolhunter. para que os adentreis en la vida de una profesional de esto, que lejos queda de ser un juego de niñas a las que les gusta colgar sus fotos en un blog y visitar tiendas de moda.

¿Jugaríais a ser Coolhunter?

(more…)

Advertisements

¿De qué manera nos influyen las Redes Sociales a la hora de comprar?

Uno de cada tres consumidores ha comprado un producto a raíz de una publicación en las redes sociales, y es que cada vez es más evidente  la influencia de las redes sociales en el comportamiento de compra. Recurrimos a ellas como fuente de información y tendencias, además de para conocer las opiniones y recomendaciones de los demás.

Así lo refleja el último estudio de Ipsos Open Exchange, elaborado en 24 países, aunque me parece curiosa la baja influencia de las redes sociales entre los clientes norteamericanos.

Otro dato curioso que muestra Ipsos es que la influencia de la publicidad en las redes sociales es ligeramente superior a la de las publicaciones (35% vs 31%).

Si segmentamos por sexo, en el caso de las mujeres, son hasta un 50% más propensas que los hombres a comprar algo que han visto anunciado en las redes sociales (22% vs 15%) y un 67% en el caso de las publicaciones (20% vs. 12%).

Segmentando por edad, era de imaginar que el grupo de entre los 18 y 34 años está aproximadamente tres veces más dispuesto a comprar los productos anunciados en las redes sociales que los mayores de 50 años (28% vs. 10%).

Y es que las redes sociales facilitan a los consumidores el descubrimiento, investigación y conexión con las marcas. Las estrategias en Social Media, siempre que estén bien diseñadas, permiten a las empresas encontrar a su target, estar presente cuando les buscan y entablar la relación que ellos esperan. De hecho, el 41% de los usuarios reconoce que las redes sociales son el medio por el que normalmente se enteran del lanzamiento de nuevos productos al mercado.

En esta primera fase de descubrimiento, los buscadores como Google o Bing también juegan un papel importante y son considerados útiles por el 34% de los usuarios de redes sociales. Pero los comentarios de amigos y seguidores en sus perfiles sociales se encuentran casi al mismo nivel, ya que el 33% de los encuestados por Wildfire asegura que suele encontrar nuevas marcas y productos gracias a los comentarios y publicaciones en redes sociales. Le siguen los anuncios por correo electrónico (31%), y algo más por debajo se encuentran la publicidad online en general (22%) y los vídeos online (22%).

En segundo lugar, en la fase de búsqueda e investigación, cuando estamos pensando en comprar algún servicio o producto, las redes sociales siguen haciendo de fuerte soporte en esas búsquedas, con un 37% de usuarios que asegura consultarlas antes de decidirse a comprar.

Por ello, podemos decir que los usuarios de las redes sociales comprometidos son los mejores embajadores de las marcas. Las herramientas que ponen a su disposición las redes sociales pueden ser bien aprovechadas por las empresas para sacar el máximo partido a cada fase del ciclo de vida del cliente, puesto que éste generalmente recurre a los canales sociales para descubrir, investigar, tomar decisiones y establecer relaciones a más largo plazo.